Imprimir esta página
Jueves, 21 Octubre 2021 19:29

Autoorganización del Proyecto de la Transformación Integral

En el pasado V Encuentro por la Transformación Integral se decidió por unanimidad el inicio de un proceso de Autoorganización de la TI. Asimismo se aprobó la creación del Grupo para la elaboración de los Estatutos TI. De modo que este Grupo ha decidido elaborar este escrito a fin de exponer los principales detalles de dicho proceso autoorganizativo.

Todo ello supone un paso adelante en la conformación de un movimiento civilizador y superador del terrible estado de las sociedades contemporáneas. Nos proponemos transformar esta crisis en cambio revolucionario.

La TI o RI es un movimiento que como tal nació con el I Encuentro por la RI en mayo de 2015. Desde entonces hasta ahora se ha venido trabajando en torno a esta cosmovisión revolucionaria integral; mas por desgracia, sobre todo, de un modo individualista, desorganizado, sólo dependiente de la iniciativa personal.

Así pues, tras estos últimos 6 años se ha comprobado que lo necesario es continuar con las imprescindibles aportaciones individuales, valiosas e insustituibles; pero, a su vez, propiciar una organización y estructuras horizontales-democráticas que propulsen el trabajo en común, la colaboración interpersonal, el desarrollo revolucionario, la capacidad de difusión-comunicación y formación, la creación de redes junto a proyectos transformadores y de apoyo muto a nivel local y comarcal, etc.

Nuestra experiencia ha demostrado que no basta con la iniciativa individual; que el sujeto, para dar lo máximo de sí mismo y ser en su integralidad, necesita a los demás. El ser humano es un ser social y requiere organizarse para convivir con el prójimo.

Este proceso de Autoorganización parte de esa necesidad humana de organizarse, de que la gente común se una para existir por sí misma; para que existan Pueblo-Pueblos, en lugar de Estado-Gran capital. Eso sí, la Autoorganización tiene que ser democrática, horizontal, ética (sodalicia) y en verdad transformadora; en caso contrario se recrearía el Estado.

Por otro lado, en este último V Encuentro por la TI se realizaron algunas exposiciones en relación a las ideas, ideales, cosmovisión, fines, estrategias, etc. del movimiento por la Transformación o Revolución integral. Así mismo, con anterioridad se habían publicado decenas de libros y cientos de textos respecto a las características, valores, metas y causas que hacían perentorio dicho movimiento transformador.[1]

De modo que el proceso autoorganizativo que se está comenzando no parte desde cero.[2] Ergo las propuestas planteadas en el último apartado de este escrito, tanto de inscripción de miembros al Proyecto TI como de elaboración, y posterior votación, de unos Estatutos y un Manifiesto, se basan en una trayectoria sólida; en un importante trabajo previo.

Si bien resulta imperativo explanar someramente por medio de este texto las razones, necesidades y motivaciones que suscitan este proceso de Autoorganización TI. Pues, obviamente, es un paso hacia delante transcendental y de notable envergadura.

Primero se hará una breve introducción aclaratoria; luego se definirán de forma sintetizada las metas fundamentales y elementos de la cosmovisión de la TI; en tercer lugar se anotarán sumariamente algunos de los esenciales puntos estratégicos; y por último se expondrá el proceso de Autoorganización de la TI.

 

Introducción

Desde el movimiento por la TI se ha recalcado continuamente la necesidad de la revolución, de un cambio radical en las formas de organizar la sociedad, de entender el mundo, de tratar lo humano y lo natural. Una transformación tanto a nivel colectivo, en todas sus dimensiones (filosofía, política, economía, educación, salud, historia, cultura, etc.), como a nivel del sujeto, también en todas sus dimensiones (ética, agonística, intelectual, artística, etc.).

Porque las élites poderhabientes, conformadas por el dúo Estado-Gran capital, han construido unas estructuras de poder colosales con las que dominan, explotan y trituran a la gente común, igual que los ecosistemas. Unas estructuras centradas en el Estado-estados (el ejército ante todo) que poseen un poder total (político, militar, económico, tecnológico, adoctrinador, etc.).

Como resultado, asistimos a una catástrofe ecológica; pero más aún, a una hecatombe convivencial y demográfica, así como a una aniquilación casi absoluta de la esencia concreta humana.

En la corriente TI se propone una revolución popular, de abajo arriba. Donde los individuos crean las estructuras, en lugar que las estructuras creen “individuos” (más bien producen seres nada en cadena).

Puesto que el sujeto es lo más importante. Ninguna transformación vale la pena si se erigen sociedades estupendas pero constituidas por personas sin voluntad, sin mismidad, sin raíces, aculturadas, ignorantes, débiles, manipulables, sumisas, etc. No supondría un cambio civilizador, sino uno reaccionario y antihumano. Y es que de la calidad del sujeto depende la calidad de la sociedad, pues es su elemento constitutivo esencial.

Por tanto, desde el movimiento TI apostamos por el sujeto autoconstruido junto a sus iguales; éste es el fundamento de todo lo demás. Luego, desde este nivel primigenio, los individuos se asocian consciente y libremente; en base a criterios básicos como: amor y apoyo mutuos, libertad con responsabilidad, esfuerzo individual y colectivo, autogestión integral, democracia directa, autodefensa, cuidado por el mundo natural, equilibrio y simbiosis ecológica (vida rural), etc.

En primera instancia las personas han de unirse por medio de asambleas locales omnisoberanas o concejos; los cuales aseguran la soberanía individual y comunitaria (sobre todo gracias al comunal y las milicias concejiles). Más tarde, estos concejos pueden asociarse, si así lo desean, para formar comarcas; y éstas, a su vez, pueden asociarse para formar países o Pueblos (en la Península ibérica existen al menos 12).[3] Todo ello según procedimientos democráticos, como el mandato imperativo, que aseguran la soberanía local-concejil y una sociedad-es de abajo arriba.

Mas, ciertamente, el Proyecto TI en la actualidad se plantea a nivel del Estado español. Si bien no es tanto por razones históricas ni culturales sino por estar sometidos a ese mismo Estado español; es nuestro enemigo común. Sin olvidar al Estado francés, donde prevalecen Pueblos hermanados con las comunidades históricas al otro lado del Pirineo, como son los Vascos de “Iparralde” o los Catalanes de la “Catalunya Nord”; que a pesar de las carnicerías “revolucionarias” iniciadas en 1789, continúan resistiendo sobre sus formas vernáculas de ser.

El Proyecto TI no pretende reformar ni reemplazar al Estado español. Por el contrario, se propone destruirlo, a fin de que triunfe lo humano. El Proyecto TI es solo una herramienta organizativa, política e ideológica, con vistas a construir el futuro. Empero, lo relevante radica (y siempre ha de ser así) en lo individual, en el sujeto, lo mismo que en lo local. En otro nivel encontramos lo comarcal, más alejado del individuo y por consiguiente menos relevante; así como lo poblacional (en cuanto a Pueblo).

Dicho Proyecto TI carece de poder autoritario, dado que las decisiones las toman sus miembros. Éstos son quienes tienen la última palabra y deben responsabilizarse del Proyecto. Además, el esfuerzo revolucionario determinante se realiza a nivel local y comarcal, donde asimismo se crean estructuras organizativas de base más relevantes; verbigracia fraternidades locales y territoriales, grupos de acción-reflexión, comunidades o proyectos autogestionados, etc.

El Proyecto TI posee grandes limitaciones, y se autorestringe deliberadamente con el fin de asegurar su naturaleza popular, democrática, horizontal y revolucionaria. Desde ya, con el propósito de evitar convertirnos en una estructura elitista y autoritaria, por un lado, se van a crear un Manifiesto y unos Estatutos decididamente contrarios y vigilantes en esa dirección; por otro, la voluntad de todos los miembros, individuales o colectivos, del Proyecto RI ha de ser firme y combativa; una actitud en constante defensa de la libertad, la igualdad y la justicia finitas.

Hay que esforzarse al máximo por evitar caudillismos y autoritarismos, de modo que todos y cada uno de los miembros tiene que dar un paso adelante con el fin de que las responsabilidades y atribuciones se repartan equitativamente; a fin de que ninguno y todos tengan poder.

En cambio, asimismo el Proyecto TI contiene grandes potencialidades. En estos momentos es la única alternativa real y civilizadora ante la decadencia, y progresiva desintegración, de las sociedades hodiernas. Supone un foco de esperanza; tanto para el sujeto, dado que le aporta una cosmovisión de autoconstrucción y crecimiento junto a sus iguales, como para la sociedad, ya que casi en la actualidad nos encontramos en un callejón sin salida. Gracias a su carácter interpoblacional (en cuanto a los Pueblos peninsulares) permite tejer una red de cooperación y de lucha suficientemente potente, capaz de hacer frente a ese Leviatán llamado Estado español.

Al fin y al cabo, se plantea este proceso de Autoorganización de la TI con vistas a restaurar el Pueblo-Pueblos. Con vistas a erigir un colectivo popular y combativo frente al Estado y las élites capitalistas, como otros similares que habrán de surgir. Con vistas a recuperar la comunidad popular, la sociabilidad, al tiempo que establecer relaciones convivenciales y de ayuda mutua. Con vistas a impulsar la autoconstrucción/construcción del sujeto junto a sus iguales. Con vistas a propulsar una revolución integral.

 

Cosmovisión y Metas

La cosmovisión TI o RI (Revolución Integral) se refiere a la mutación completa, tanto a nivel individual como social, que necesitan las sociedades del siglo XXI. Ante las múltiples crisis (éticas, demográficas, políticas, energéticas, económicas, ecológicas, existenciales, sanitarias, etc.) que sufren nuestras sociedades, se torna imposible un cambio cualitativo y verdadero por medio de reformas, ni dentro o a través de las instituciones; de ahí que lo acertado sea apostar por una alteración de raíz de las circunstancias presentes.

Dicha mutación ha de basarse en la capacidad y autonomía del individuo, quien, como sujeto libre, sin necesidad de vanguardias o mesías salvadores, se asocie con sus iguales para vivir de manera respetuosa, democrática, amorosa, horizontal y moral. De tal forma que la gente común sea dueña de su destino, garante de su cultura y responsable del desarrollo histórico de su sociedad.

Los puntos recogidos a continuación son algunas de las principales metas, ideas, valores e ideales que constituyen el Proyecto TI, de carácter popular y universalista, mas por mor de la brevedad no caben todas ni pueden aquí ser explicadas en detalle.[4]

  • El sujeto es lo primordial. Se debe apreciar y valorar a la persona concreta por encima de todo; al prójimo igual que a uno mismo. El pilar transformador fundamental es el esfuerzo del individuo por su autoconstrucción junto a sus iguales.

Las personas deben autodeterminarse y decantarse por valores trascedentes que guíen sus vidas; solo así será posible un cambio. Valores morales como el esfuerzo, la fortaleza, la templanza, el combate, la alegría o la épica; valores sociopolíticos como el amor, el desinterés, la honestidad o la ayuda mutua; y valores intelectuales como el escepticismo, la no-especialización o la aceptación de la naturaleza dialéctica y compleja de lo real.

  • Si nos esforzamos por desarrollar una ética sodalicia, del amor fraternal, y se generaliza al resto de la sociedad, todo lo demás será menos complicado. El espíritu comunal, y su materialización, son indispensables.

Así como la otra dimensión de la ética sodalicia, el espíritu agonístico, en tanto que combate en pos de la libertad, el amor, la verdad y el resto de metas trascendentes; al tiempo que contra las élites (y sus estructuras, ideologías, etc.) opresoras, si las hubiere.

  • En este sentido es preciso señalar una de las tareas principales del presente: la lucha de ideas. Las minorías poderhabientes se valen de dogmas, doctrinas, religiones, ideologías, etc. con la intención de manipular y aniquilar las conciencias de la gente común, persuadir y convencer a los incautos, evitar la crítica y el cuestionamiento de su poder, etc.; lo mismo que dividir y enfrentar al Pueblo a fin de impedir que se hermanen para trabajar y combatir en pos de un cambio civilizador.

Los constructos ideológicos reaccionarios más relevantes de la actualidad son: feminismo, nacionalismo, ecologismo, orientalismos y espiritualismos aniquiladores del sujeto, inmigracionismo y racismo antiblanco, progresismo, Islam, veganismo, animalismo e ideología de género.

  • Es la ética y moral lo que importa, la capacidad del sujeto para actuar de acuerdo a sus convicciones; en lugar de la imposición, el autoritarismo y la represión. Importan los vínculos humanos naturales, fruto del amor y la vida misma, como son la amistad, la familia, el compañerismo, la pareja, la vecindad, etc.

Conque el Estado, un conjunto de estructuras de poder que concentran y materializan la voluntad de mando y dominio de las élites, debe desaparecer y dejar paso a la soberanía popular (personal y colectiva).

  • En la actualidad los Estados se autodefinen como naciones, un invento liberal e ilustrado de la modernidad. La TI rechaza el concepto reaccionario de nación y apuesta por el de Pueblo.

El Pueblo en realidad son los Pueblos; colectivos humanos concretos, de naturaleza compleja, dinámica, dialéctica y cambiante. Colectivos formados por personas que voluntariamente se hermanan para autoorganizarse, crear cultura, lenguaje y constituir sociedades complejas verdaderamente humanas (con toda la integralidad del término).

  • Así mismo, solo existe Pueblo si no existe el Estado. Lo primero que debe haber son sujetos mínimamente capaces para convivir de manera democrática, comunal, miliciana, rural y omnisoberana; entonces éstos podrán erigir concejos (encargados de impartir justicia, establecer normas, de crear/elaborar derecho consuetudinario, tomar decisiones, gestionar los bienes del común, etc.). Una vez formados los concejos, si así lo consideran, podrán unirse para constituir comarcas; lo mismo que éstas podrán hermanarse para formar Pueblos. Y éstos también podrán aliarse y hermanarse para consolidar el avance antropológico. Mas todo ello basado en estructuras de abajo arriba, controladas por el mandato imperativo y el resto de mecanismos que aseguren la democracia directa y total.
  • Uno de esos mecanismos es la milicia concejil, formada por todos los vecinos mayores de edad aptos para realizar tareas de autodefensa, encargada de garantizar la soberanía individual y local, a la vez que velar por la seguridad de los mismos vecinos.
  • Otro es el comunal, pues si la mayor parte de bienes de un territorio pertenecen al común de los vecinos conforme al criterio de equidad y sostenibilidad, esta limitación democrática garantiza la no concentración de la propiedad, así como evita la aparición del capitalismo y el desarrollo de la voluntad de dominar a los demás.
  • Porque las relaciones humanas, también las económicas, no pueden basarse en la voluntad de poder, el egoísmo, la competencia, la explotación, el abuso, etc. Han de establecerse procedimientos y estructuras que aseguren en lo posible la libertad y dignidad individual, igual que el faenar y servicio mutuos en pos del bien común.

El trabajo asalariado, el trabajo esclavo y cualquier otra forma de trabajo no libre tienen que desaparecer. Solo habrá un salto civilizador si se generaliza el trabajo libre, individual- autónomo y colectivo.

  • No es válida la explotación de un ser humano por otro, como tampoco explotar la naturaleza. La relación con el medio ambiente ha de ser cooperativa y simbiótica.

La vida rural es la única que garantiza el uso sostenible de los recursos naturales-energéticos y materias primas, lo mismo que el cuidado, potenciación y aprovechamiento de los bosques, la reducción de la agricultura (a favor de la recolección sostenible de silvestres), el aumento de la ganadería extensiva (pastoreo, uso sostenible de pastizales y herbazales, etc.), el incremento del uso de materiales naturales en lugar de artificiales y químicos casi siempre tóxicos, la mejora del clima y la biodiversidad, la recuperación de los bosques autóctonos, etc.

  • La tecnología y su uso no es casual. Hoy día más que nunca la tecnología está al servicio de los Estados (ejércitos, policías, agencias de inteligencia, etc.) y el resto de minorías con poder; con funciones de manipulación (propaganda mediática, institucional, política, etc.), control (fiscalización, seguimiento, dispositivos móviles, internet, industrias del entretenimiento, etc.), amaestramiento (robotización, digitalización, automatización, tecnología aplicada a la producción, etc.), explotación de recursos naturales y generación de elementos nocivos, contaminantes y tóxicos, etc.

De modo que resulta urgente eliminar toda tecnología agente de opresión, vigilancia, explotación, ecocidio  y deshumanización. Se precisa restaurar una tecnología compatible con lo humano y lo natural, una tecnología popular.

  • Además, la sanidad y la educación actuales, en manos del Estado, están siendo utilizadas con fines espurios y están destruyendo la esencia concreta humana. Ambas, lo mismo que el resto de tareas que atiendan las necesidades humanas primarias (crianza, cuidado de enfermos y mayores, etc.), han de ser autogestionadas por la gente común.
  • Para ello restaurar la familia es crucial. Una basada en el amor y el desinterés; que su idiosincrasia sirva de ejemplo al resto de la sociedad. Quizá gracias a ella el Pueblo-Pueblos puedan hacer frente al terrible colapso demográfico (genocidio y etnocidio) que las élites están provocando, rehabilitando la natalidad y el amor por los niños, por la vida.
  • Pero la familia está siendo extinguida, como está siendo perseguido el sexo heterosexual. Se debe erradicar toda propaganda y manipulación entorno a la sexualidad, al tiempo que restituir la feminidad y la masculinidad, con el objeto de que pueda establecerse una auténtica igualdad política, económica y social entre hombres y mujeres, aunque respetando sus diferencias ingénitas, al tiempo que se garantice la libertad sexual, en tanto que forma parte de la libertad individual.
  • Resulta imperioso recuperar y desenvolver la propia cultura e historia. Éstas determinan quiénes somos, tanto en sentido individual (en parte nos define nuestro entorno), como en sentido colectivo.

Mas deben ser culturas e historias populares, que cada Pueblo autoconstruye, a diferencia de las falsedades y atrocidades creadas por las élites poderhabientes (sobre todo en las universidades).

  • Además de una cultura e historia populares, se debe desarrollar una filosofía y una búsqueda de la verdad (también científica) que esté libre de manipulaciones e intereses políticos, económicos, ideológicos, religiosos, etc. Pero esto solo puede ser posible en sociedades democráticas y horizontales como las que propone el Proyecto TI.
  • Ídem es preciso desenvolver el pensamiento estratégico, dado que gracias a éste se logrará progresar la revolución, que triunfen los Pueblos en lugar de los estados, y mantener esa perpetua batalla en pos de la libertad con el propósito de que no resurja el Estado a nivel interno ni un Estado nos conquiste a nivel externo.

 

Estrategia

A causa de la obligación de ser concisos, no se planteará en este apartado una estrategia completa. Nos centraremos en exponer un esbozo de estrategia para los próximos 10 años.

Dicha estrategia parcial se englobaría dentro de una primera gran etapa estratégica, consistente en: 1) expandir la revolución (Proyecto RI y, esperemos, otros análogos que surjan), e incrementar el tejido popular transformador (sujetos, comunidades, proyectos, grupos de acción-reflexión, asociaciones, etc., esto es, revolucionarios que vayan construyendo los cimientos de  la futura sociedad); 2) combatir a las élites poderhabientes (el Estado ante todo) mayormente a través de la lucha de ideas (pero también por medio de acciones de sabotaje, boicot y similares que le perjudiquen).

Todo ello hasta que el equilibrio de fuerzas esté a nuestro favor: el hundimiento casi completo del Estado, cuando exista la posibilidad de acabar con aquel e intentar hacer efectiva la soberanía popular.

Pero ahora simplemente se enumerarán algunos de los puntos estratégicos más relevantes para los próximos 10 años:

  • Aumentar la difusión del Proyecto RI y el compromiso (que un mayor número de las personas que ha profundizado en las ideas de la TI y comparten sus principios adquiera un papel activo).
  • Establecer vías para la formación; incrementar los conocimientos y habilidades de las personas que forman la RI y acoger a todos aquellos que se quieran acercar.
  • Desenvolver tareas críticas que evidencien las iniquidades del sistema estatal-capitalista, al tiempo que se complementan con propuestas constructivas y superadoras.
  • Incentivar la participación de los jóvenes en el Proyecto TI.
  • Fomentar la reivindicación del sexo heterosexual como creador de vida, denunciando la propaganda institucional en su contra, recuperando la feminidad y la masculinidad naturales, así como apoyando la natalidad, con respeto absoluto a la libertad sexual y reproductiva.
  • Ofrecer planteamientos alternativos a la “educación” institucional (educación en casa y escuelas autogestionadas), así como establecer una red autogestionada de atención sanitaria.
  • Impeler proyectos locales y comarcales de apoyo mutuo en torno a la crianza y cuidados en general, igual que apoyar la restauración de la familia (en sus diferentes expresiones) como estructura de amor.
  • Impulso de un nuevo movimiento rural, pues el futuro está en el campo. Al mismo tiempo que impulsar la vía revolucionaria en las ciudades, ya que la mayor parte de la población vive en ellas.
  • Propiciar la formación de proyectos de autogestión (salud, formación, artesanía, producción de alimentos y ropa, construcción, autodefensa, etc.).
  • Alentar y participar en acciones de protesta, sabotaje y boicot; a la vez que establecer alianzas con otros movimientos contestatarios.
  • Creación de un nuevo movimiento obrero/asalariado, pero de naturaleza revolucionaria integral.
  • Forjar redes fraternales de trabajo comunitario, solidaridad, convivencia, apoyo mutuo y supervivencia.
  • Idear estrategias y herramientas de comunicación.
  • Consolidar la Autoorganización del Proyecto TI.
  • Transmitir a la sociedad un sentimiento agonístico y épico.
  • Desmontar el reformismo y las vías reaccionarias-proestatales (izquierdismo, feminismo, anarquismo, nacionalismos, ecologismo, etc.), demostrando la indispensabilidad de una revolución integral.

 

Proceso de Autoorganización

En el último V Encuentro se aprobó el inicio del proceso de Autoorganización de la TI. Este proceso comienza con cuatro labores primordiales: 1) inscripción y definición de miembros; 2) preparación y redefinición de Encuentros; 3) elaboración y aprobación de unos Estatutos; 4) y elaboración y aprobación de un Manifiesto.

Conque a continuación se explicitarán los planteamientos acordados referentes a cada una de esas labores primordiales.

 

Inscripción y definición de miembros

A partir de la publicación de este escrito hasta el próximo VI Encuentro (agosto 2022) se habrán de inscribir las personas afines al Proyecto de Transformación integral como miembros con pleno derecho y responsabilidades.

También lo podrán hacer las personas agrupadas en comunidades, colectivos, fraternidades, proyectos productivos, asociaciones, etc.; pero lo determinante es el compromiso individual respecto al Proyecto TI.

Por un lado, como es lógico, se requiere que el miembro esté en consonancia con las líneas principales del Proyecto TI, con el Manifiesto, los Estatutos y el resto de textos representativos del Proyecto (todos pendientes de aprobar democráticamente).

Por otro, la participación y aceptación de responsabilidad han de ser máximas. La manera de evitar caudillismos y principios de tiranía es por medio del reparto democrático y horizontal del poder. Así que todos los cargos han de ser de carácter rotativo anual, y dado que la misma persona no puede volver a ocupar el mismo puesto hasta que transcurra un periodo mínimo de cuatro años, la participación de todos los miembros es indispensable.[5]

Con vistas a solventar los gastos del Proyecto TI (sobre todo relacionados con la difusión, comunicación y mantenimiento técnico), se deberá establecer una cuota anual para los miembros.[6] El primer año la cuota anual es de 10 euros, la cual podrá variar cada año según las necesidades del Proyecto.

Los pagos habrán de efectuarse en efectivo en los Encuentros, puesto que el Proyecto TI es de naturaleza alegal.[7] No se constituirá legalmente porque nada tiene que ver con el Estado ni con cualquier otra institución de las élites poderhabientes.

Hasta que, idealmente, en el VI Encuentro se cree un Equipo de Organización TI con cargos definidos, ha de formarse un equipo de gestión temporal (ya se ha creado y cuenta con cuatro voluntarios).

Su función es gestionar las altas de miembros, es decir: definir el procedimiento de alta, comunicar, resolver dudas, recibir peticiones de alta, gestionar las altas, etc.

 

Preparación y redefinición de Encuentros

Hasta ahora los Encuentros han sido utilizados como jornadas de convivencia, exposición de libros, proyectos, etc., lugares de intercambio a todos los niveles, espacios para el debate libre, etcétera.

Mas una vez que se ha iniciado este proceso de Autoorganización del Proyecto TI, es perentorio que los Encuentros sirvan para la gestión de las tareas del Proyecto TI. Ergo los Encuentros deben ser orientados al trabajo interno, de ahí que sólo acudan los miembros.

No obstante, se podrán seguir realizando otros encuentros abiertos con miembros y no miembros; así como congresos, charlas, presentaciones de libros, jornadas de convivencia, debate, intercambio, etc.

De hecho, al VI Encuentro no solo será preciso que únicamente asistan los miembros inscritos en el Proyecto TI, sino que además deberán acudir todos ellos, a no ser que sea por causas de fuerza mayor. La razón es que se van a votar los Estatutos y el Manifiesto (y otros documentos que se presenten en la misma línea), dos textos que definirán la esencia del Proyecto TI.[8]

A priori, estos Encuentros, o espacios autoorganizativos de la TI, han de dedicarse a:

  • La elección de cargos y la asignación, si las hay, de tareas concretas.
  • El autoexamen personal al finalizar el cargo, al tiempo que rendir cuentas de las tareas asignadas.
  • La reflexión estratégica y determinación de planes de acción.
  • La gestión interna y la posibilidad de poder votar la expulsión de miembros en caso de que cometan una falta muy grave estipulada en los Estatutos.
  • El debate y la toma de decisiones.
  • La votación y aprobación de textos representativos-cosmovisión, lo mismo que de normas internas; etc.

 

Elaboración y aprobación de unos Estatutos

Si se quiere llevar adelante el proceso de Autoorganización del Proyecto TI, son indispensables los Estatutos TI. Éstos definirán el modo de autoorganizarse, la manera de tomar las decisiones, el reparto de responsabilidades, el modo de rendir cuentas y fiscalización, las normas de convivencia y gestión, así como velarán por el mantenimiento del carácter democrático y horizontal del Proyecto.[9]

En estos momentos el Grupo de elaboración de los Estatutos TI está compuesto por cuatro personas, aunque se va a prolongar el plazo para se sumen otros 2 o 3 voluntarios más.[10]

Este Grupo ha de presentar por medio de la web TI un borrador de Estatutos antes de 5 meses del VI Encuentro TI, previsto para agosto de 2022. Se dejarán dos meses para que cualquiera pueda realizar enmiendas y aportaciones, y otros dos meses para publicar la versión definitiva. De manera que la versión final de los Estatutos se publicará un mes previo al VI Encuentro, con tiempo suficiente para reflexionarla antes de su votación en ese VI Encuentro.

Una vez se haya formado el Grupo de elaboración de los Estatutos tras el V Encuentro, tendrán que reunirse para decidir sobre:

1) Reuniones (formato, periodicidad, acta y decisiones).

2) Toma de decisiones (por consenso y, en ausencia de éste, mediante votación y mayoría simple).

3) Responsabilidades (coordinación, redacción, presentación pública, etc.).

4) Disolución y altas/bajas (el grupo se disolverá en caso de que las discrepancias sean manifiestas o no se puedan cumplir con objetivos generales). En este caso uno o varios de los participantes podrían relanzar el grupo o propiciar el surgimiento de otro nuevo grupo.

En la web TI se publicarán todos los documentos, aportaciones, textos alternativos, etc. para que exista total libertad y una participación máxima. Aunque solo los miembros del Proyecto TI podrán aprobar oficialmente esta propuesta de Estatutos u otra alternativa que se presente en el próximo VI Encuentro TI.

 

Elaboración y aprobación de un Manifiesto

Tan importante, o más, que los Estatutos TI es el Manifiesto TI. Éste concretará la cosmovisión y metas del Proyecto TI, y dotará de sentido al proceso de Autoorganización.

Dicho Manifiesto resulta imperativo porque determinará los rasgos principales del Proyecto TI: nuestras ideas, valores, ideales y fines (éticos, políticos, ideológicos, económicos, morales, ecológicos y filosóficos). Definirá qué somos (en parte de dónde venimos), qué buscamos y cómo lucharemos para alcanzarlo.

Al siguiente VI Encuentro TI cualquier miembro podrá proponer para que se vote su propio Manifiesto,[11] aunque deberá presentarse para su publicación en la web RI con un mes de antelación al VI Encuentro; con tiempo suficiente para que lo puedan estudiar el resto de miembros.

No obstante, Félix Rodrigo Mora ya anunció que está trabajando en un Manifiesto por la TI. Ergo aquellos miembros que quieran aportar a este Manifiesto, pueden ponerse en contacto con él. Luego, como cualquier otro de los Manifiestos que se presenten, serán votados; sólo pudiendo quedar uno, el definitivo, lo mismo que unos únicos Estatutos.

 

[1] En primer lugar se encuentra la extensa obra de Félix Rodrigo Mora, quien ha publicado más de 20 libros; entre los que destacan La Democracia y el triunfo del Estado. Esbozo de una revolución democrática, axiológica y civilizadora y Erótica creadora de vida. Propuestas ante la crisis demográfica. Lo mismo que las obras principales de otros autores: Prado Esteban Diezma (Feminicidio o auto-construcción de la mujer. Volumen I: Recuperando la historia, escrito junto a F. Rodrigo Mora); David Algarra Bascón (El común catalán. La historia de los que no salen en la historia); José F. E. Maenza (Vida comunitaria y transformación. La Comunidad Integral Revolucionaria); Enrique Álvarez Carrillo (Nacionalismo y revolución. El Estado nación y el Paradigma de la Revolución integral); y Antonio Hidalgo Diego (El Minotauro en Alcàsser. Crimen sádico, voluntad de poder y feminismo de Estado).

[2] Antes de este último V Encuentro hubo otros cuatro, todos repletos de aportaciones valiosas. De hecho existen tres libros compilatorios de textos producidos a raíz del I, II y IV Encuentros (véase: www.potlatch-ediciones.com). Igual que en la página web RI (www.revolucionintegral.org) se hallan infinidad de escritos y contribuciones particulares que otorgan sustancia y enjundia al movimiento TI.

[3] Aquí nos referimos a los Pueblos históricos peninsulares como Navarros, Gallegos, Catalanes, Murcianos, etc. Aunque no puede haber ninguna imposición; la libertad, autonomía y soberanía de base local es prioritaria. De hecho, se pueden formar otras nuevas realidades culturales o Pueblos, o no.

[4] En el Manifiesto por la Transformación Integral que se votará en el próximo VI Encuentro por la TI se recogerán y explanarán mucho mejor las principales líneas de la cosmovisión y fines del Proyecto TI.

[5] Existe la posibilidad de establecer el co-cargo, por lo que cada cargo duraría 2 años, aunque sería ocupado por dos personas a la vez (el primer año de una sería el segundo de la otra, por lo que la persona que acumula un año de experiencia podría transmitir sus conocimientos). De cualquier manera no influye en la naturaleza democrática-horizontal organizativa.

[6] La cuota siempre habrá de ser mínima, pues ningún cargo dentro del Proyecto TI será remunerado. Todo deriva de la voluntad y compromiso personal desinteresado por una mutación revolucionaria integral.

[7] Quien no pueda asistir al Encuentro anual deberá encontrar alguna persona que sí lo haga para hacer llegar el dinero. Cuando sea necesaria algún tipo de transferencia (ya que no se puede evitar) de manera puntual para realizar cualquier gestión, se realizará a título individual, a ser posible una persona que ocupe un cargo dentro de la Organización TI.

[8] No serán inamovibles, pues su naturaleza democrática permitirá reformarlos y mejorarlos con el tiempo, igual que reemplazarlos por una alternativa mejor.

[9] Si bien a la hora de asegurar dicho carácter democrático no basta con la instauración de unos Estatutos adecuados, dado que es asimismo imprescindible el compromiso y esfuerzo individual para velar por el cumplimiento de las normas, limitaciones y mecanismos democráticos autoimpuestos.

[10] El único requerimiento es un mínimo nivel de conocimiento de la cosmovisión y el Proyecto TI.

[11] Obviamente deberá tener un mínimo de calidad y estar de acuerdo en líneas generales con el movimiento TI.

 

Descarga de documento completo

Visto 826 veces