Martes, 02 June 2020 17:31

Exhortación a acudir al IV Encuentro de Transformación Integral

Escrito por  Félix Rodrigo Mora
Valora este artículo
(1 Voto)

Lo que se está organizando ya no será tanto “de Reflexión”, como los tres Encuentros anteriores[1], sino de fijación de la estrategia y de las tácticas, de poner a punto proyectos de trabajo y de compilar lo mucho ya realizado. Será un Encuentro de acción y para la acción.

Porque tiene lugar en una situación singular, inquietante y al mismo tiempo muy esperanzadora que sitúa, de nuevo, la tarea de la revolución como cuestión del momento, en el plano de lo objetivo al menos, y probablemente en el de los factores humanos, es decir, subjetivos, de la conciencia y del combate. El sistema de poder y el orden social todo han comenzado ya su “decadencia y caída”[2], de una manera explícita, siendo el asunto trágico del coronavirus de la primavera de este año sólo el primer capítulo. Vendrán muchos más en los próximos decenios, uno tras otro.

El Encuentro de 2020, en consecuencia, hay que situarlo en un ciclo mucho más dilatado de acción e intervención: 1) la preparación del Encuentro. 2) el Encuentro de este verano, 3) el año posterior al Encuentro, 2020-2021, 4) el V Encuentro en 2021, 5) los que vendrán en años sucesivos. No es, pues, un acontecimiento aislado. Nuestra meta estratégica a largo plazo tiene que mirar hacia el año 2030, más o menos, cuando las disfunciones, contradicciones y nocividades del actual orden social planetario habrán alcanzando un máximo de agresividad y harán que éste entre en un ciclo ya explícito de desplome y desintegración.

En la historia humana es muy común la descomposición de las sociedades estatales, que tienen un ciclo ascendente, otro descendente y un tercero de desorganización y caos autoinducidos, que puede llevar a una revolución generadora de una nueva forma de sociedad y un nuevo individuo. Si no se da ese salto, se produce un estancamiento en una etapa de pudrición crónica centenaria. Que hoy el fenómeno sea planetario, al darse en todas las formaciones sociales de la modernidad, introduce una novedad inquietante respeto a otros casos similares del pasado, pues indica que la recuperación de las sociedades en decadencia ya no puede venir de otra y otras que estén en ascenso. Ello tiene como resultante que lo que está siendo puesto en peligro es la continuidad de la especie.

Así pues, no hay sólo un desmoronamiento de un sistema de poder y dictadura, tan potente que en su caída arrastra consigo al abismo a las clases populares, sino una puesta en peligro de la humanidad, de cuya supervivencia a largo plazo, caso de no intervenir de manera revolucionaria, hay dudas razonables. En efecto, sólo la pavorosa crisis demográfica en curso revela que no es segura ya la continuidad de nuestra especie, pero las nocividades esenciales son muchas docenas más, interactuando entre ellas. Así de omni-destructivo es el actual régimen de dictadura.

Para hacer frente a lo que venga tenemos que estar unidos, porque unidos somos más fuertes, pues el apoyo convivencial de unos a otros reconforta y da ánimos, multiplicando la creatividad y la eficacia, ahuyentando el miedo y la pasividad. Y no solo para defendernos sino también para tomar la iniciativa estratégica y pasar a denunciar, acosar, contener, resistir y demoler el actual orden en desorganización, a fin de acelerar su desplome y lograr levantar sobre sus ruinas una nueva sociedad y un nuevo ser humano. Primero tenemos que organizar la resistencia y la contención, luego la sustitución y la innovación. Ahuyentar

Por el momento entre la población predomina el estupor, la confusión y el temor, pero a medida que pase el tiempo y que se ponga en evidencia la gigantesca catástrofe que el poder constituido ha organizado con sus estructuras de letalidad, liberticidio, destructividad y desintegración, más y más personas y corrientes sociales se irán sumando a la acción transformadora integral.

¿Qué te ofrece el IV Encuentro de Transformación Integral? 1) convivencia y amistad, para relacionarnos y conocernos en tanto que personas afines, 2) elaborar estrategias y planes de acción, 3) un espacio para presentar Ponencias, Comunicaciones o Manifiestos, que, aprobados por mayoría, serán editados en digital y en papel, y difundido con todos los medios a nuestro alcance, 4) poder mostrar tus realizaciones, personales y grupales, así como conocer las de otras y otros, 6) un lugar en el que organizarse, tanto en equipos de trabajo (casi cada Ponencia constituirá uno) sobre asuntos determinados como en fraternidades territoriales, 7) saber que lo allí realizado y logrado se mantendrá activo hasta el siguiente Encuentro, el de 2021, 8) un ámbito para realizar la contención del actual poder homicida, para las luchas y el combate, 9) un lugar que desea ser revolucionario en lo axiológico, en los valores compartidos y vividos, 10) el ir organizando la ayuda mutua y la supervivencia en los tiempos de desintegración del Estado de bienestar, 11) unos estudiados Protocolos para la difusión máxima de todo lo que se efectúe, para alcanzar un grado óptimo de concienciación, organización y movilización popular, 12) un proyecto para la construcción y autoconstrucción individual, conforme a nuestro ideario de otorgar la máxima importancia a la persona

¿Qué puedes ofrecer tú al Encuentro?: 1) una voluntad de convivencia, amistad, afectuosidad y relación, así como un estado de ánimo risueño, entusiasta y constructivo, 2) atenerte al Reglamento que ha establecido el Equipo organizador, 3) llegar con las Ponencias y Comunicaciones, editadas en nuestra web, leídas y reflexionadas, 4) ser consciente de la importancia y significación primordial del acontecimiento, 5) obrar en todo por virtud cívica y voluntad de bien, 6) participar creadoramente en los debates y disciplinadamente en las votaciones y tomas de decisiones, 7) llevar y mostrar tus realizaciones, libros, proyectos, logros, música, etc., 8) presentar tu propia Ponencia, sólo o de forma colaborativa.

Así pues, nos encontraremos en Ziordi, Navarra, este verano.

 

[1] De estos eventos quedan los libros “I Encuentro de Reflexión sobre Revolución Integral. Recopilación de textos”, con 513 páginas, en donde escriben varias docenas de personas, y “II Encuentro de Reflexión sobre Revolución Integral. Recopilación de Textos”, con similares características y 340 páginas. Estos libros, así como los artículos y documentos editados en la web revolucionintegral.org, contienes los fundamentos ideológicos y las bases de cosmovisión que orientan el IV Encuentro y nos unen.

 

[2]  Tomo la frase del célebre libro de E. Gibbon “Historia de la decadencia y caída del imperio romano”, de 1788, no porque esté de acuerdo con su contenido (que es deplorable, Gibbon no sabía prácticamente nada del asunto sobre el que escribió, y la enorme fama que ha tenido y aún tiene aquel texto mide la descomunal ignorancia y doctrinarismo de sus admiradores), sino porque el título es apropiado: decadencia y caída. Igual que ahora.

Visto 1207 veces Modificado por última vez en Miércoles, 03 June 2020 06:28

Medios

Félix Rodrigo Mora sobre el IV ENCUENTRO
Inicia sesión para enviar comentarios